{page_title}

  • Paso a paso de los Fondos

Las 10 claves para invertir en Fondos Comunes de Inversión

Un Fondo Común de Inversión es un vehículo financiero que permite a un grupo de personas con objetivos de inversión similares disponer de una administración profesional que se ocupa de analizar la mejor forma de alcanzar esos objetivos, y llevar a la práctica las estrategias necesarias para lograrlo, custodiando a la vez los activos en los que se invierte. El patrimonio de estos instrumentos financieros puede estar integrado por: valores mobiliarios con oferta pública (bonos, acciones, obligaciones negociables, cedears, etc), metales preciosos, divisas, contratos de futuros y opciones, instrumentos emitidos por entidades financieras y dinero. En consecuencia, la rentabilidad esperada depende del objetivo de inversión del fondo (lo que a su vez determinará los activos en los que invertirá). De hecho, el valor del patrimonio de un FCI varía diariamente, puesto que depende del precio de mercado de los activos financieros en los que invierte.

Entre las principales ventajas para un inversor podemos encontrar su facilidad de acceso y la sencillez de su operatoria. Por su estructura, permiten acceso a alternativas que quizás los inversores minoristas no podrían de otra forma. No tienen fecha de vencimiento, y su valor diario es público. Su liquidez y la diversificación de su cartera ayuda a minimizar los riesgos, lo que es claramente uno de sus atractivos. No obstante, la inversión en FCI podría traer aparejados ciertos riesgos para el inversor, asociados a diversos factores, entre ellos, la política de inversión del FCI, y lógicamente los riesgos relacionados al comportamiento de los activos que integran su patrimonio.

En principio, podemos clasificar a los FCI por el objetivo de inversión (que determina el tipo de activos que componen la cartera) y por los atributos anexos: la moneda del fondo, la región donde invierten y el horizonte de inversión. Podemos así distinguir:

Fondos de Liquidez (conocidos como Money Markets): Apuntan a una inversión muy conservadora y de corto plazo, con liquidez inmediata y bajo riesgo de mercado. Suelen estar compuesto por inversiones a tasa de bajo riesgo, como plazos fijos, letras y bonos cortos, entre otros instrumentos. La ventaja de este tipo de fondos es que aseguran una renta superior a una caja de ahorro, y en ocasiones a la de plazo fijo, combinado con la posibilidad de la liquidez inmediata ya mencionada.

Fondos de Renta Fija: Son Fondos que invierten principalmente en títulos de deuda pública y/o privada (títulos públicos, obligaciones negociables, etc.). La cuotaparte está denominada en dólares o pesos y su horizonte de inversión puede ser corto, mediano, largo o flexible, dependiendo de las estrategias de inversión establecidas. Su riesgo de mercado es moderado y se consideran de menor nivel de riesgo que los de acciones, con un rendimiento que se verá afectado por la evolución de la tasa de interés y del riesgo país.

Fondos de Renta Variable: Fondos que invierten principalmente en acciones. Unos invierten en acciones listadas en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, otros lo hacen en otros mercados de Latinoamérica (especialmente, Mercosur), Estados Unidos o Europa (a través de inversiones directas, o CEDEAR´s). La cuotaparte está denominada en dólares o pesos y su horizonte de inversión es, por tratarse de Fondos que invierten en acciones, largo. Mientras que su riesgo de mercado se lo suele identificar como alto.

Fondos de Renta Mixta: Como su nombre lo indica, se trata de Fondos a través de los cuales se puede invertir en una combinación de acciones y títulos de deuda. La cuotaparte está denominada en dólares o pesos y su horizonte de inversión dependerá de las estrategias de inversión establecidas. Riesgo intermedio, por su naturaleza, al de los mencionados arriba.

También hay fondos de Retorno Total que tienen una mayor flexibilidad en su estrategia tanto en la elección de activos, como en su porcentaje de participación en el patrimonio total, buscando preservar el capital. Pueden presentar una mayor volatilidad. A diferencia de los productos tradicionales de gestión activa, los fondos de retorno se gestionan sin compararse frente a ningún índice de referencia.

Otra alternativa son Fondos de Cobertura que tampoco tienen una estructura fija y se identifican generalmente con estrategias más sofisticadas. Los fondos de cobertura pueden invertir en opciones o derivados, recurrir al apalancamiento, vender divisas comerciales a corto plazo, tanto nacionales como extranjeras. Mientras que también hay fondos más especializados en inversión directa en empresas privadas, o grandes obras de infraestructura. Entre ellos, los Fondos PYME, que tienen como objetivo invertir en instrumentos de financiación emitidos por empresas que encuadren en la definición de Pequeña y Mediana Empresa (PyMEs) – tales como Obligaciones Negociables, Fideicomisos Financieros, Cheques de Pago Diferido o Pagarés Avalados, entre otros; o los Fondos de Infraestructura que se especializan en el financiamiento de grandes proyectos de infraestructura, instrumentado mediante deuda o acciones.

Otro dato en cuanto a la clasificación de los fondos es que los hay Abiertos y Cerrados. Los primeros son aquellos cuya cantidad de cuotapartes en circulación puede aumentar o disminuir a lo largo de su vida, dependiendo de la cantidad de cuotapartes que se emitan para atender las solicitudes de suscripción o se den de baja para atender las solicitudes de rescate. El valor de cada cuotaparte se calcula en base al valor de la cartera que constituye el fondo. Los FCI Abiertos son más restrictivos en cuanto al tipo de activo a incluir (se limita a activos financieros, metales preciosos, divisas y en el caso de valores mobiliarios – bonos y acciones – deben contar con oferta pública). Estos son los que se pueden hoy operar a través de PPI – Portfolio Personal Inversiones-.

En tanto, los Fondos Cerrados se constituyen con una cantidad fija máxima de cuotapartes que se emiten en la etapa de colocación y que luego no puede aumentar o disminuir hasta la disolución del fondo o la finalización del plan de inversiones determinado en su Reglamento de Gestión (tienen fecha de vencimiento). En este tipo de fondos el valor de cada cuotaparte depende no sólo del valor de la cartera que constituye el fondo, sino del precio de mercado que surge de la relación entre la oferta y la demanda (mercado secundario). Por lo que su liquidez dependerá de las condiciones de mercado (existen circunstancias donde resulta difícil conseguir compradores). Los FCI Cerrados pueden incluir inversiones en bienes reales y explotaciones comerciales (el conjunto de activos debe ser homogéneo o análogo).

Los Fondos Comunes de Inversión no son sociedades ni personas jurídicas. Estos tienen un patrimonio que se forma con los aportes que realizan los inversores, suscribiendo “cuotapartes” y convirtiéndose en “cuotapartistas” del mismo. Mientras que en el manejo de su patrimonio intervienen dos entidades independientes llamadas Sociedad Gerente, y Sociedad Depositaria o Custodia. La primera es la que administra el patrimonio del fondo en nombre de los inversores, toma las decisiones de inversión coloca las cuotapartes y calcula su valor. La Sociedad Gerente también representa los intereses de los cuotapartistas, lleva la contabilidad del FCI, realiza todas las publicaciones exigidas legalmente y cumple con los requerimientos de información que solicite la CNV.

La Sociedad Depositaria o Custodia, por otro lado y como dice su nombre, custodia los activos que componen el fondo y funciona como colocadora de estos instrumentos. Sus principales funciones son percibir el importe de las suscripciones, pagar las inversiones, cobrar rentas, dividendos y amortizaciones, pagar rescates y controlar el balance de gestión. En la práctica, la mayoría de las Sociedades Depositarias son además entidades financieras autorizadas por el BCRA.

De esta manera, los inversores se aseguran un doble control sobre el accionar del FCI dado que cuentan con la responsabilidad de la Sociedad Gerente en la concertación de las operaciones y con el control de la Sociedad Depositaria.

Hay distintas herramientas que brindan información acerca de los FCIs:

PROSPECTOS O FACTSHEETS: Documento que los FCIs emiten al menos mensualmente, donde se realiza una descripción general del fondo. Podremos encontrar datos como:

  • Historia del Fondo (Nombre, Fecha de Inicio, Clases, Moneda, Calificación, Benchmark, Patrimonio, Agente de Custodia).
  • Moneda, Tiempo de Rescate, Comisiones y Honorarios, Inversión Mínima.
  • Objetivo, Perfil del Inversor y Política de Inversión.
  • Rendimientos mensuales, anuales, evolución del valor/rendimiento de las cuotapartes.
  • Composición de la Cartera, y Principales tenencias.

Es útil tanto para clientes, puesto que hace un resumen de los rendimientos del fondo, como para potenciales cliente, dado que este resumen los ayuda a poder seleccionar el fondo que más se adapte a sus necesidades.

REGLAMENTO DE GESTIÓN: El Reglamento de Gestión de un Fondo Común de Inversión es un contrato suscripto originalmente por el Agente Administrador y por el Agente de Custodia del FCI, al que los Inversores (Cuotapartistas) adhieren de pleno derecho al suscribir cuotapartes del fondo. En este sentido, el Reglamento de Gestión regula las relaciones contractuales entre las partes y se encuentra constituido, por un lado, por Cláusulas Particulares y, por el otro, por Cláusulas Generales, establecidas en la Normativa CNV.

INFORME DE CALIFICADORAS: Son evaluaciones de terceros especializados que dan una opinión técnica independiente sobre la capacidad el riesgo de rescate de las cuotapartes, la diversificación y riesgo de la cartera. También se evalúan la política de inversión, y el cumplimiento del Reglamento de gestión.

Ejemplo de Calificadoras en Argentina: Standard & Poor´s, Fitch, Moody´s y Evaluadora Latinoamericana.

La calificación no debe interpretarse como una recomendación para adquirir, negociar o vender un instrumento financiero determinado, sino como una información adicional a tener en cuenta por los inversores e intermediarios en la toma de decisiones.

CÓDIGO DE PROTECCIÓN DEL INVERSOR: Son normas específicas dirigidas a la prevención, fiscalización y sanción de las conductas contrarias al deber de lealtad hacia el inversor, que pudieran conducir a una manipulación del mercado, en perjuicio de su transparencia y de la protección del público inverso.

En la Argentina, los Fondos nacieron en 1961, regulados por la Ley 15.885, que fue reemplazada por la Ley 24.083 vigente en la actualidad, y los decretos 174/93 y 194/98; la Resolución general 290 de la Comisión Nacional de Valores y otras resoluciones de la Comisión Nacional de Valores (291, 299, 307, 308). Todos cambios que brindaron una mayor flexibilidad a la administración de fondos. Se puede acceder al marco legal regulatorio y aplicable en la web de la Comisión Nacional de Valores (www.cnv.gov.ar). También se podrá obtener desde allí en detalle las distintas sociedades gerentes y depositarias, como el listado de los FCI bajo administración y custodia.

En cuanto a cuestiones impositivas, estas difieren según se trate de personas físicas (individuos) o jurídicas (empresas, instituciones). Por ejemplo, los FCI para personas físicas están alcanzados por el impuesto a las ganancias, y bienes personales.

Sobre el tratamiento impositivo del activo, recomendamos dirigirse a las páginas de la Comisión Nacional de Valores y las entidades de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, entre otras. También sugerimos consultar con su asesor contable.

En PPI hay un total de 14 familias de fondos, con más de 200 opciones a disposición de los inversores. PPI suma así más del 80% del Patrimonio Neto total de las Sociedades Gerentes independientes. Todas las administradores se ubican dentro del top 20 de las SG independientes. Estás son Schroders, Delta, AdCap, SBS Fondos, Compass Group, Moneda AM, Megainver, Southern Trust, Balanz Capital, Cohen, Allaria Ledesma, INTL Gainvest, Consultatio, y Axis.

Porque PPI es ACDI -Agentes de Colocación y Distribución Integral-, una figura creada por La Comisión Nacional de Valores (CNV) que busca federalizar e incrementar las colocaciones del instrumento. Así PPI puede ofrecer cuotapartes de Fondos Comunes de Inversión Abiertos en el ámbito de un mercado autorizado, y previo acuerdo marco suscripto entre los órganos del FCI y el mercado respectivo.

Nuestra plataforma te permitirá no sólo conocer todas las familias de fondos que poder operar a través de PPI, sino que podrás clasificar las más de 200 opciones posibles por riesgo, perfil de inversor, moneda, plazo de inversión recomendado, patrimonio, benchmark, etc.

Además, encontrarás dentro de cada uno toda la información necesaria para tomar la mejor decisión; podrás conocer la rentabilidad diaria, mensual, anual e histórica del fondo, como su objetivo o estrategia y la composición de su cartera –actualizada mensualmente-. Por otra parte, tendrás el Factsheet del instrumento, el informe de la calificadora, reglamento de gestión y Código de Protección. Todo a tu disposición para que conozcas más el fondo en el que estarás invirtiendo. A la vez, que como dato que sin dudas te sumará, podrás comparar la rentabilidad de diferentes opciones en un plazo de tiempo determinado.

La forma de operar FCI es sencilla y transparente. El primer requisito para operar FCIs es tener una Cuenta Comitente en Portfolio Personal. Si aún no la posees, aquí podés ABRIR CUENTA.

Si lo haces a través de nuestra plataforma, de trading, sólo deberás cargar tu usuario y contraseña y podrás ingresar órdenes de suscripción y rescate de FCIs desde la opción OPERAR -> FCIS.

Es importante considerar que las suscripciones y rescates se toman hasta las 14:30 horas. Cualquier suscripción/rescate realizada luego de ese horario será procesado al siguiente día hábil.

También recordá que la suscripción se realizará al precio de cierre del día de la solicitud, y este valor se determina con posterioridad a la finalización del horario bancario. Por el cual podría llegar a existir algún ajuste en las suscripciones de cuotapartes realizadas antes de esa hora. En tanto, el rescate de cuotapartes se realiza al valor de cierre del día, también entendiendo que dicho valor se determina con posterioridad al horario de cierre de los mercados.

En cuanto a los costos, la operatoria de Fondos Comunes de Inversión contempla gastos ordinarios de gestión (pagos de comisiones, honorarios, etc). Estos costos están implícitos en el valor de la cuotaparte y se los distingue entre honorarios de administración y custodia – detallados en la descripción y factsheet del fondo-. Estos se imputan al FCI mediante la aplicación de un porcentaje sobre el Patrimonio Neto administrado. Se calcula diariamente, por lo que el valor que se informa es neto de costos en que el fondo ha incurrido a lo largo del periodo de inversión.

¿Qué son los FCI?

Un Fondo Común de Inversión es un vehículo financiero que permite a un grupo de personas con objetivos de inversión similares disponer de una administración profesional que se ocupa de analizar la mejor forma de alcanzar esos objetivos, y llevar a la práctica las estrategias necesarias para lograrlo, custodiando a la vez los activos en los que se invierte. El patrimonio de estos instrumentos financieros puede estar integrado por: valores mobiliarios con oferta pública (bonos, acciones, obligaciones negociables, cedears, etc), metales preciosos, divisas, contratos de futuros y opciones, instrumentos emitidos por entidades financieras y dinero. En consecuencia, la rentabilidad esperada depende del objetivo de inversión del fondo (lo que a su vez determinará los activos en los que invertirá). De hecho, el valor del patrimonio de un FCI varía diariamente, puesto que depende del precio de mercado de los activos financieros en los que invierte.

¿Cuáles son las principales ventajas y los riesgos del instrumento?

Entre las principales ventajas para un inversor podemos encontrar su facilidad de acceso y la sencillez de su operatoria. Por su estructura, permiten acceso a alternativas que quizás los inversores minoristas no podrían de otra forma. No tienen fecha de vencimiento, y su valor diario es público. Su liquidez y la diversificación de su cartera ayuda a minimizar los riesgos, lo que es claramente uno de sus atractivos. No obstante, la inversión en FCI podría traer aparejados ciertos riesgos para el inversor, asociados a diversos factores, entre ellos, la política de inversión del FCI, y lógicamente los riesgos relacionados al comportamiento de los activos que integran su patrimonio.

¿Cómo elegir la mejor opción que se adapta a mi objetivo y perfil de riesgo?

En principio, podemos clasificar a los FCI por el objetivo de inversión (que determina el tipo de activos que componen la cartera) y por los atributos anexos: la moneda del fondo, la región donde invierten y el horizonte de inversión. Podemos así distinguir:

Fondos de Liquidez (conocidos como Money Markets): Apuntan a una inversión muy conservadora y de corto plazo, con liquidez inmediata y bajo riesgo de mercado. Suelen estar compuesto por inversiones a tasa de bajo riesgo, como plazos fijos, letras y bonos cortos, entre otros instrumentos. La ventaja de este tipo de fondos es que aseguran una renta superior a una caja de ahorro, y en ocasiones a la de plazo fijo, combinado con la posibilidad de la liquidez inmediata ya mencionada.

Fondos de Renta Fija: Son Fondos que invierten principalmente en títulos de deuda pública y/o privada (títulos públicos, obligaciones negociables, etc.). La cuotaparte está denominada en dólares o pesos y su horizonte de inversión puede ser corto, mediano, largo o flexible, dependiendo de las estrategias de inversión establecidas. Su riesgo de mercado es moderado y se consideran de menor nivel de riesgo que los de acciones, con un rendimiento que se verá afectado por la evolución de la tasa de interés y del riesgo país.

Fondos de Renta Variable: Fondos que invierten principalmente en acciones. Unos invierten en acciones listadas en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, otros lo hacen en otros mercados de Latinoamérica (especialmente, Mercosur), Estados Unidos o Europa (a través de inversiones directas, o CEDEAR´s). La cuotaparte está denominada en dólares o pesos y su horizonte de inversión es, por tratarse de Fondos que invierten en acciones, largo. Mientras que su riesgo de mercado se lo suele identificar como alto.

Fondos de Renta Mixta: Como su nombre lo indica, se trata de Fondos a través de los cuales se puede invertir en una combinación de acciones y títulos de deuda. La cuotaparte está denominada en dólares o pesos y su horizonte de inversión dependerá de las estrategias de inversión establecidas. Riesgo intermedio, por su naturaleza, al de los mencionados arriba.

También hay fondos de Retorno Total que tienen una mayor flexibilidad en su estrategia tanto en la elección de activos, como en su porcentaje de participación en el patrimonio total, buscando preservar el capital. Pueden presentar una mayor volatilidad. A diferencia de los productos tradicionales de gestión activa, los fondos de retorno se gestionan sin compararse frente a ningún índice de referencia.

Otra alternativa son Fondos de Cobertura que tampoco tienen una estructura fija y se identifican generalmente con estrategias más sofisticadas. Los fondos de cobertura pueden invertir en opciones o derivados, recurrir al apalancamiento, vender divisas comerciales a corto plazo, tanto nacionales como extranjeras. Mientras que también hay fondos más especializados en inversión directa en empresas privadas, o grandes obras de infraestructura. Entre ellos, los Fondos PYME, que tienen como objetivo invertir en instrumentos de financiación emitidos por empresas que encuadren en la definición de Pequeña y Mediana Empresa (PyMEs) – tales como Obligaciones Negociables, Fideicomisos Financieros, Cheques de Pago Diferido o Pagarés Avalados, entre otros; o los Fondos de Infraestructura que se especializan en el financiamiento de grandes proyectos de infraestructura, instrumentado mediante deuda o acciones.

Otro dato en cuanto a la clasificación de los fondos es que los hay Abiertos y Cerrados. Los primeros son aquellos cuya cantidad de cuotapartes en circulación puede aumentar o disminuir a lo largo de su vida, dependiendo de la cantidad de cuotapartes que se emitan para atender las solicitudes de suscripción o se den de baja para atender las solicitudes de rescate. El valor de cada cuotaparte se calcula en base al valor de la cartera que constituye el fondo. Los FCI Abiertos son más restrictivos en cuanto al tipo de activo a incluir (se limita a activos financieros, metales preciosos, divisas y en el caso de valores mobiliarios – bonos y acciones – deben contar con oferta pública). Estos son los que se pueden hoy operar a través de PPI – Portfolio Personal Inversiones-.

En tanto, los Fondos Cerrados se constituyen con una cantidad fija máxima de cuotapartes que se emiten en la etapa de colocación y que luego no puede aumentar o disminuir hasta la disolución del fondo o la finalización del plan de inversiones determinado en su Reglamento de Gestión (tienen fecha de vencimiento). En este tipo de fondos el valor de cada cuotaparte depende no sólo del valor de la cartera que constituye el fondo, sino del precio de mercado que surge de la relación entre la oferta y la demanda (mercado secundario). Por lo que su liquidez dependerá de las condiciones de mercado (existen circunstancias donde resulta difícil conseguir compradores). Los FCI Cerrados pueden incluir inversiones en bienes reales y explotaciones comerciales (el conjunto de activos debe ser homogéneo o análogo).

¿Qué hay detrás de los FCI?

Los Fondos Comunes de Inversión no son sociedades ni personas jurídicas. Estos tienen un patrimonio que se forma con los aportes que realizan los inversores, suscribiendo “cuotapartes” y convirtiéndose en “cuotapartistas” del mismo. Mientras que en el manejo de su patrimonio intervienen dos entidades independientes llamadas Sociedad Gerente, y Sociedad Depositaria o Custodia. La primera es la que administra el patrimonio del fondo en nombre de los inversores, toma las decisiones de inversión coloca las cuotapartes y calcula su valor. La Sociedad Gerente también representa los intereses de los cuotapartistas, lleva la contabilidad del FCI, realiza todas las publicaciones exigidas legalmente y cumple con los requerimientos de información que solicite la CNV.

La Sociedad Depositaria o Custodia, por otro lado y como dice su nombre, custodia los activos que componen el fondo y funciona como colocadora de estos instrumentos. Sus principales funciones son percibir el importe de las suscripciones, pagar las inversiones, cobrar rentas, dividendos y amortizaciones, pagar rescates y controlar el balance de gestión. En la práctica, la mayoría de las Sociedades Depositarias son además entidades financieras autorizadas por el BCRA.

De esta manera, los inversores se aseguran un doble control sobre el accionar del FCI dado que cuentan con la responsabilidad de la Sociedad Gerente en la concertación de las operaciones y con el control de la Sociedad Depositaria.

¿Cómo puedo conocer el fondo en que invierto?

Hay distintas herramientas que brindan información acerca de los FCIs:

PROSPECTOS O FACTSHEETS: Documento que los FCIs emiten al menos mensualmente, donde se realiza una descripción general del fondo. Podremos encontrar datos como:

  • Historia del Fondo (Nombre, Fecha de Inicio, Clases, Moneda, Calificación, Benchmark, Patrimonio, Agente de Custodia).
  • Moneda, Tiempo de Rescate, Comisiones y Honorarios, Inversión Mínima.
  • Objetivo, Perfil del Inversor y Política de Inversión.
  • Rendimientos mensuales, anuales, evolución del valor/rendimiento de las cuotapartes.
  • Composición de la Cartera, y Principales tenencias.

Es útil tanto para clientes, puesto que hace un resumen de los rendimientos del fondo, como para potenciales cliente, dado que este resumen los ayuda a poder seleccionar el fondo que más se adapte a sus necesidades.

REGLAMENTO DE GESTIÓN: El Reglamento de Gestión de un Fondo Común de Inversión es un contrato suscripto originalmente por el Agente Administrador y por el Agente de Custodia del FCI, al que los Inversores (Cuotapartistas) adhieren de pleno derecho al suscribir cuotapartes del fondo. En este sentido, el Reglamento de Gestión regula las relaciones contractuales entre las partes y se encuentra constituido, por un lado, por Cláusulas Particulares y, por el otro, por Cláusulas Generales, establecidas en la Normativa CNV.

INFORME DE CALIFICADORAS: Son evaluaciones de terceros especializados que dan una opinión técnica independiente sobre la capacidad el riesgo de rescate de las cuotapartes, la diversificación y riesgo de la cartera. También se evalúan la política de inversión, y el cumplimiento del Reglamento de gestión.

Ejemplo de Calificadoras en Argentina: Standard & Poor´s, Fitch, Moody´s y Evaluadora Latinoamericana.

La calificación no debe interpretarse como una recomendación para adquirir, negociar o vender un instrumento financiero determinado, sino como una información adicional a tener en cuenta por los inversores e intermediarios en la toma de decisiones.

CÓDIGO DE PROTECCIÓN DEL INVERSOR: Son normas específicas dirigidas a la prevención, fiscalización y sanción de las conductas contrarias al deber de lealtad hacia el inversor, que pudieran conducir a una manipulación del mercado, en perjuicio de su transparencia y de la protección del público inverso.

¿En qué marco normativo, e impositivo se encuadran?

En la Argentina, los Fondos nacieron en 1961, regulados por la Ley 15.885, que fue reemplazada por la Ley 24.083 vigente en la actualidad, y los decretos 174/93 y 194/98; la Resolución general 290 de la Comisión Nacional de Valores y otras resoluciones de la Comisión Nacional de Valores (291, 299, 307, 308). Todos cambios que brindaron una mayor flexibilidad a la administración de fondos. Se puede acceder al marco legal regulatorio y aplicable en la web de la Comisión Nacional de Valores (www.cnv.gov.ar). También se podrá obtener desde allí en detalle las distintas sociedades gerentes y depositarias, como el listado de los FCI bajo administración y custodia.

En cuanto a cuestiones impositivas, estas difieren según se trate de personas físicas (individuos) o jurídicas (empresas, instituciones). Por ejemplo, los FCI para personas físicas están alcanzados por el impuesto a las ganancias, y bienes personales.

Sobre el tratamiento impositivo del activo, recomendamos dirigirse a las páginas de la Comisión Nacional de Valores y las entidades de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, entre otras. También sugerimos consultar con su asesor contable.

¿Cuántas familias de FCI hay en el Supermercados de PPI?

En PPI hay un total de 14 familias de fondos, con más de 200 opciones a disposición de los inversores. PPI suma así más del 80% del Patrimonio Neto total de las Sociedades Gerentes independientes. Todas las administradores se ubican dentro del top 20 de las SG independientes. Estás son Schroders, Delta, AdCap, SBS Fondos, Compass Group, Moneda AM, Megainver, Southern Trust, Balanz Capital, Cohen, Allaria Ledesma, INTL Gainvest, Consultatio, y Axis.

¿Por qué PPI puede tener un Supermercado?

Porque PPI es ACDI -Agentes de Colocación y Distribución Integral-, una figura creada por La Comisión Nacional de Valores (CNV) que busca federalizar e incrementar las colocaciones del instrumento. Así PPI puede ofrecer cuotapartes de Fondos Comunes de Inversión Abiertos en el ámbito de un mercado autorizado, y previo acuerdo marco suscripto entre los órganos del FCI y el mercado respectivo.

¿Cómo los puedo clasificar para buscar la mejor opción para mí?

Nuestra plataforma te permitirá no sólo conocer todas las familias de fondos que poder operar a través de PPI, sino que podrás clasificar las más de 200 opciones posibles por riesgo, perfil de inversor, moneda, plazo de inversión recomendado, patrimonio, benchmark, etc.

Además, encontrarás dentro de cada uno toda la información necesaria para tomar la mejor decisión; podrás conocer la rentabilidad diaria, mensual, anual e histórica del fondo, como su objetivo o estrategia y la composición de su cartera –actualizada mensualmente-. Por otra parte, tendrás el Factsheet del instrumento, el informe de la calificadora, reglamento de gestión y Código de Protección. Todo a tu disposición para que conozcas más el fondo en el que estarás invirtiendo. A la vez, que como dato que sin dudas te sumará, podrás comparar la rentabilidad de diferentes opciones en un plazo de tiempo determinado.

¿Cómo suscribo y rescato?

La forma de operar FCI es sencilla y transparente. El primer requisito para operar FCIs es tener una Cuenta Comitente en Portfolio Personal. Si aún no la posees, aquí podés ABRIR CUENTA.

Si lo haces a través de nuestra plataforma, de trading, sólo deberás cargar tu usuario y contraseña y podrás ingresar órdenes de suscripción y rescate de FCIs desde la opción OPERAR -> FCIS.

Es importante considerar que las suscripciones y rescates se toman hasta las 14:30 horas. Cualquier suscripción/rescate realizada luego de ese horario será procesado al siguiente día hábil.

También recordá que la suscripción se realizará al precio de cierre del día de la solicitud, y este valor se determina con posterioridad a la finalización del horario bancario. Por el cual podría llegar a existir algún ajuste en las suscripciones de cuotapartes realizadas antes de esa hora. En tanto, el rescate de cuotapartes se realiza al valor de cierre del día, también entendiendo que dicho valor se determina con posterioridad al horario de cierre de los mercados.

En cuanto a los costos, la operatoria de Fondos Comunes de Inversión contempla gastos ordinarios de gestión (pagos de comisiones, honorarios, etc). Estos costos están implícitos en el valor de la cuotaparte y se los distingue entre honorarios de administración y custodia – detallados en la descripción y factsheet del fondo-. Estos se imputan al FCI mediante la aplicación de un porcentaje sobre el Patrimonio Neto administrado. Se calcula diariamente, por lo que el valor que se informa es neto de costos en que el fondo ha incurrido a lo largo del periodo de inversión.

¿Necesitás asesoramiento sobre el Supermercado de FCI?